El poder de las palabras contra las palabras del poder

Desde un punto de vista liberador/libertario, debemos cultivar el arte de no ser gobernad@s. Es decir, el arte de no ser obedientes a la autoridad de una manera acrítica. Por tanto, debemos ser cautelos@s con la utilización de conceptos basados sobre dicha autoridad o proveniente de su esféra de pensamiento. En ese sentido, debemos salir de la contradicción del subaltern@, descolonizando nuestros conceptos y acerando nuestra capacidad crítica.
Veamos cual es la contradicción de la persona o entidad subalterna y cómo ésta deberá construir los textos que le permitan modelar su visión del mundo con el fin de no ser gobernada ni arriesgar tender a serlo.

Según la pensadora india Gayatri Chakravorty Spivak, la persona subalterna es quien está sometida a la violencia de un poder y vive en la periferia política de éste. Esta marginalidad consiste a la vez en su exclusión y su existencia diferencial. El centro poderoso ejerce sometimiento y al tiempo la periferia existe en condiciones materiales, sociales y culturales particulares. Ambas posiciones son auto-excluyentes, l@s subaltern@s no son escuchad@s. Cuando la subalternidad pretende liberarse y su lucha se vuelve política, qué recursos dialécticos e ideológicos utiliza? Spivak demuestra que suelen ser, históricamente, los recursos que emanan propiamente del centro de poder, teorizados desde hace siglos por los filósofos e intelectuales del poder, que enseñan sus universidades, propagan sus medios de comunicación y relatan sus escritores y artistas. Ese es el impasse, la contradicción inherente a la lucha de liberación (social, nacional) de las entidades subalternas en el mundo, segun Spivak. Cómo superarlo ?
Sabemos que para alcanzar la liberación, es necesario proyectar y modelizar sistemas de organización y para definir éstos, utilizamos palabras que, no olvidemos, tienen una fuerza performativa. Por performatividad se entiende la capacidad de las palabras y los textos no sólo en describir una acción, sino en materializarla concretamente. Si justamente hoy, en Euskal Herriak quienes defendemos posiciones libertarias, libertadoras, queremos superar la contradicción de las personas subaltern@s, debemos evitar el error que consiste en volver la lucha únicamente política. Ser conscientes de que con cada concepto que adoptemos, estaremos simplemente proyectando tal o cual práctica muy concreta.

Es hora por tanto de descolonizar nuestros conceptos y ganar en capacidad crítica radical. Cultivar el arte de la desobediencia, el arte de la crítica radical a la autoridad y a sus palabras. Esas palabras están basadas en la violencia y la imposición sobre el mundo conceptual de l@s subaltern@s. Son infinidad de términos de gran aceptabilidad y con gran capacidad de persuasión como libertad, democracia, igualdad, categorías conceptuales como el estado, la república, la independencia… Palabras que se nos imponen. Para desterrarlas, a todas ellas es necesario aplicarles la pregunta de : a dónde nos llevan ? A qué nos conducen ? Es imprescindible retomar el poder de las palabras para no caer en las palabras del poder.
Ahadipean, 2016/05/07.

Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s